No todos tenemos las mismas necesidades cuando buscamos un alojamiento para una página web. Por ello, hoy podemos encontrar diferentes soluciones a distintos fines en esta materia. En el siguiente artículo vamos a mostraros los 4 tipos de hosting que debemos contemplar a la hora de buscar uno para nuestra página web. Coge lo que necesites porque ¡Arrancamos!

  1. VPS o servidor dedicado

El Virtual Personal Server es un alojamiento caracterizado por la contratación de un servidor o máquina entera, la cual es alquilada a un particular (o empresa en caso de B2B). Básicamente, se trata del alquiler de un servidor entero del que disfrutaremos sólo nosotros, no compartiéndolo con demás particulares.

Su precio suele ser más caro, ya que se nos brinda un servidor entero, no una parte de él, como ocurre con otros hostings. Por otro lado, gozamos de todas las prestaciones del servidor.

  1. Cloud

Este servicio se está convirtiendo en una solución muy común con el auge de los servicios streaming o “nubes”, como ya conocemos a Drive o iCloud. En este caso, no estamos ante un servidor, sino un clúster que guarda una copia de nuestra página web. El servicio de nube se utiliza a modo de emergencia, como, por ejemplo, cuando un servidor está saturado, el cloud redirige el tráfico a otro.

Algunas empresas ofrecen el pack de VPS + Cloud, ya que asegura que la página esté en pie cuando el VPS falle.

  1. Hosting convencional

Quizás, es el servicio más barato, ya que se nos ofrece una “porción de servidor” a través del pago de una tarifa mensual, trimestral o anual. Su target o fin son los particulares que necesiten alojar una página web de dimensiones pequeñas; por ejemplo, los blogs. Al contrario de lo que ocurre con el VPS, este hosting se caracteriza por alquilar a particulares UNA PARTE de un servidor dedicado.

El aspecto de compartición nos puede conducir a inestabilidad, ya que estamos compartiendo un servidor con varias personas a la vez.

  1. WordPress

Es un hosting que se ofrece para páginas web basadas en esta plataforma y está caracterizado por su fácil instalación, como la sencilla integración de complementos o plugins de WordPress. Normalmente, suelen ser servicios que son hosting compartido, es decir, lo que ya habíamos visto en el apartado anterior.

A mí, personalmente, no me gusta, ya que ofrece prestaciones muy limitadas.

Artículos sugeridos: